DESCRUBIENDO “LA MARINA ALTA”

En esta ocasión se me ocurrió la idea de hacer alforjas entre las comunidades de Castilla La Mancha y Aragón, aunque finalmente me decanté por una zona de la que conocía muy poco, “La Marina alta”.

alta
Fotografia de http://www.turismeorba.es

Suelo acercarme bastante a menudo por la Vall de Pop, concretamente a Xalò, me gusta visitar el mercadillo callejero de antigüedades que montan los sábados, donde puedes encontrar casi cualquier cosa y la Cooperativa vinícola de Xalò, donde cabe recomendar sus vinos blancos y mistelas.

También conozco bastante bien la zona costera, desde Denia hasta Calpe y especialmente Xàbia, donde he pasado muy buenos ratos, pero nunca he recorrido la parte interior, “Vall de Gallinera”, Vall d’Alcalà, Vall d’Ebo, Vall de Laguar, así que me dispuse a planificar un recorrido para conocer estos valles llenos de vida y color, especialmente en la época de floración de los cerezos, aunque a esto hemos llegado un poco tarde ya que en la mayoría habían cuajado sus frutos.

Decidido por fin a recorrer estos parajes, emprendo la tarea de recopilar información, estudiar mapas, especialmente de carretera,  porque la ruta será por carreteras asfaltadas, buscando de alguna manera un recorrido que sea capaz de mostrar lo máximo posible de esta comarca.

Finalmente será un recorrido de tres días, el primero saliendo desde Valencia para hacer noche en Vall d’Ebo, el segundo, desde esta población hasta Castell de Guadalest y el tercer y último día desde Castell de Guadalest a Xàtiva para posteriormente coger el tren que me llevará de nuevo a Valencia.

El cálculo inicial es recorrer unos 300 Km. en total con un desnivel positivo acumulado de unos 5.000 metros, al final salieron 340 Km. y casi 6.000+

Llevaba algún tiempo con ganas de hacer alforjas, posiblemente porque como el ritmo a seguir es mucho mas contenido que el de las salidas de los sábados con la peña de amigos, te da para pensar en muchas cosas y disfrutar un poco mas de los parajes por los que vas pedaleando, así que aún pensando en hacerlo en solitario, se lo comento a mi buen amigo y compañero de fatigas Vicent (Apa) a quién parece hacerle gracia la idea y decide finalmente acompañarme en este pedaleo.

ar
Apa

Conforme ajusto los itinerarios, empiezo a ver en los mapas que recorreremos parajes verdaderamente impresionantes, pasaremos cerca de la Sierra de Aitana, La sierra de Bernia, Cerca del Montcabrer, La penya foradada, la cresta del Benicadell, bueno se me empiezan a poner los pelos de punta, así que voy a relatar un poco paso a paso con algunas fotos hechas durante el transcurso de los días, esta expléndida experiencia por La Marina Alta.

u
Penya Foradada
al
Barranc de l’Infern

Dia 1

VALENCIA – VALL D’EBO  //  140 Km  //  1.400 

 

A las 08:30, quedamos para iniciar nuestro periplo, desde la Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia, yo acudo desde mi casa que se encuentra a unos cinco o seis Km de allí y Apa, llega en coche ya que vive bastante alejado desde este punto de inicio del viaje.

Una vez descargada la bici y montadas las alforjas, nos hacemos la foto de rigor, (selfi), y tomamos dirección hacia Cullera  donde haremos nuestra primera parada para almorzar y continuar sin prisa hacia nuestro destino. En este primer tramo tenemos la suerte de encontrar un grupo  de ciclistas que van en esa dirección y en el que nos unimos a la cola, haciendo de este, un paseo en barca.

En Cullera y mas concretamente en el Rte. El Llaurador, nos encontramos con Manolo y Vicentin, ambos comparten, como nosotros, afición a la bicicleta, estaban terminando de almorzar asi que ellos acaban y nosotros empezamos con un par de buenos bocatas de carne de caballo que preparan con esquisitez en este lugar, nos hacemos una foto y deseandonos lo mejor en nuestro viaje, nos despedimos.

gallinera-2
Apa – Manolo – Pepe – Vicentin

Emprendemos de nuevo la marcha y continuamos hacia Tavernes de la Vadlligna, para continuar por Simat y ascender el puerto de Barx, un paso bastante asequible, observando desde su mirador el Vall de la Vadlligna, inundado de naranjos.

ai
Vall de la Vadlligna

Llegamos a Gandía, nos disponemos a cruzarla para alcanzar Oliva y posteriormente Pego, este tramo es el único que se atraganta un poco, un montón de tráfico, cruces, direcciones que conducen a error, en fin el típico tramo que no esta pensado para la bicicleta, así que despues de varias correcciones conseguimos salir de Oliva y coger la gran recta que nos llevará a Pego, aqui empezaremos a disfrutar de verdad.

bp

Nos llama por teléfono el propietario del hotel rural donde vamos a pasar la noche para que confirmemos nuestra llegada,  una vez confirmada e indicándole donde nos encontramos,  nos propone comer en el Rte. La Roca de Benirrama, lugar del que nos encontramos cerca y al que accedimos a visitar. Hay que desviarse 1 km. hacia arriba, siempre que se coge un desvío, no se por que suele ser siempre hacia arriba,  el dueño del restaurante, Rubén, es una persona super amable y nos esta esperando a nuestra llegada, también se encuentran en el lugar los propietarios del hotel rural donde pasaremos la noche, de ellos hablaré un poco mas adelante, a pesar de ser una hora un poco tardía para comer, nos prepara un buen menú para reponer fuerzas.

c
Bar-Rte. La Roca (Benirrama)

Metidos ya en la Vall de Gallinera, valle formado por ocho pueblos, Benirrama, Benialí, Benisivá, Benitaya, La Carroja, Alpatró, Llombay y Benisili, todos ellos se encuentran a muy poca distancia unos de otros y el recorrido por todos ellos lo hemos cogido en sentido ascendente, asi que, llegamos a Pego con 400 + y al destino con 1500+, se decir que en los ultimos 40 km. hemos acumulado aproximadamente 1100+.

Por fin, tras unos 35 km. tirando hacia arriba y viendo desde la carretera “LA PENYA FORADADA”, candidata a una de las siete maravillas valencianas, llegamos a nuestro destino del primer día “LA VALL D’EBO”.

v

 

Buscamos el alojamiento “HOTEL RURAL BARRANC DE L’INFERN”. Lo regentan Maribel y Vicent, personas amables donde las hayan, después de una buena ducha y un paseo por esta pequeña localidad sita en el valle que le da su nombre, nos preparan una cena y un desayuno de auténtico lujo. Volveremos…..

ak.jpg

Dia 2

VALL D’EBO – CASTELL DE GUADALEST // 93 KM. // 1,900+

Tras una noche de descanso y un buen desayuno en el “HOTEL RURAL BARRANC DE L’INFERN”, Vicent nos proporciona unas bridas para poder sujetar un poco mejor las alforjas de Apa, bailan un poco, con el consiguiente peligro de que puedan engancharse en los radios de la rueda trasera de su bici y haceer undesastre, tras esta pequeña reparación, nos despedimos para comenzar la ruta de nuestro segundo día, en dirección al “COLL DE RATES”.

A los pocos metros de abandonar la localidad de Vall D’Ebo, comenzamos a subir, prácticamente será el primer puerto del día, tras el que seguirán varios mas, subida exigente aunque no demasiado larga, 3 o 4 Km. para continuar en un descenso que pasa por las poblaciones de Sagra, Tormos, Orba y Parcent, donde comienza la ascensión de aproximadamente 6 Km. al “COLL DE RATES”.

Ir  en una bicicleta con alfiorjas tiene sus ventajas y sus desventajas, como desventaja está claro que la principal es el peso, transformas una bici de 11 Kg. en una de 20 o 25 como minimo, siempre que la aventura no sea demasiado larga, que entonces sería algo mas y como ventaja, cambias el chip y pones el de “alforjador”con lo que circulas en plan turismo a una velocidad bastante inferior a la que lo harías con una bici convencional por lo que transformas el esfuerzo de alcanzar velocidad en el de arrastrar peso, resumo, el esfuerzo es el mismo pero con alforjas vas mas lento y seguramente mas cómodo.

Bueno, la subida a este puerto de montaña, es bastante agradable, no hay rampas excesivamente duras, no es largo y el asfalto está en perfecto estado, al menos por esta cara, por la parte de Tárbena lo desconozco ya que bajamos por donde subimos al ser nuestro principal objetivo recorrer los valles en un zig zag continuo.

Una vez finalizado el descenso, justo en el cruce donde empieza el puerto, es encuentra un restaurante en el que decidimos parar a reponer fuerzas. Vemos que hay algunos ciclistas almorzando en este restaurante, “Restaurante Tramonti”, observando enseguida que todos ellos son extranjeros, franceses e ingleses quizás por la proximidad a la Costa Blanca. Nada mas contactar con el camarero, nos damos cuenta de que en este lugar están acostumbrados a tratar con gente que practica este deporte de la bici, transofrmando nuestra demanda de bocadillos en una buena ensalda y un buen plato de espaguetti.

au

Pasado el 2º puerto del día, nos dirigimos hacia Castell de Castells, pasando por Benixembla y tras una larga subida que por algunos tramos será de hasta el 13% nos llevarán al mirador. En este segundo día hemos pasado de las vistas interminables de cerezos en los bancales de las laderas de la montaña, a un paisaje mucho mas montañoso siendo los continuos sube y baja mas pesados que los del día anterior. Seguimos en busca de nuestro destino “CASTELL DE GUADALEST”, alcanzando las poblaciones de Tárbena y Callosa d’Ensarrià, población ésta donde comienza la sinuosa ascensión a nuestra meta, ascensión que tras todas las realizadas anteriormente en el día de hoy se hace interminable, desde varios Km. antes del final se ve el castillo en lo alto del peñasco, cada vez mas cerca pero duro de alcanzar.

bf
Al fondo El Castell de Guadalest

 

bh

Al fin alcanzamos nuestra meta. Son las seis de la tarde aproximadamente, buscamos los apartamentos donde pasaremos la noche y tras contactar con la persona encargada de estos, nos indica que en el pueblo, todos los comercios incluidos los bares y restaurantes, cierran sobre las ocho ya que este es un pueblo dedicado prácticamente en su totalidad al turismo y a esa hora el pueblo queda casi desierto de turistas, así que nos damos prisa en darnos una ducha y buscar algun lugar donde poder comer algo.

Efectivamente tal y como nos habían indicado vemos como todos los comercios empiezan a cerrar sus puertas, preguntamos en uno de ellos y muy amablemente nos dicen que nos pueden preparar algo de cena, así que ahí nos quedamos, en EL BAR-TAPAS SHOPÌNG “ELEFANTE ROSA PAMBO”, aquí puedes encontrar casi de lo que pidas además de gastronomía. Colecciones de vehículos a escala, guitarras eléctricas y otros instrumentos musicales también a escala, muñecos, máquinas de coser, un sin fin de cosas.

El cocinero un buen conocedor de los productos de la zona, nos prepara unos bocatas y una ensalada “simple” pero deliciosa, elaborada y decorada con detalle.

Tras charlar un rato con los propietarios, les preguntamos si conocen el lugar por donde comenzaremos mañana nuestro regreso, Nos dicen que personalmente no han pasado por ese lugar, pero nos pone en contacto con un cliente conocedor de la zona, el cual tras preguntarle por el estado de la pista, nos dice que es bueno, de hormigón y que andando se puede hacer en un par de horas, son doce o catorce Km. aunque nos dice que esta bastante empinado con rampas de un desnivel aproximado del 10%.

Tras dar un breve paseo por el pueblo, nos informamos que también hay un bar que abre temprano, a diferencia del resto que no lo hacen antes de las diez de la mañana. Así que podremos desayunar a la hora que decidamos iniciar la marcha.

bi.jpg

bj.jpg

Ya en el apartamento, tenemos dudas sobre el itinerario del día siguiente, el tiempo se estaba cerrando las nubes bajaron bastante hasta crear una niebla bastante densa y las previsiones del tiempo no eran muy halagüeñas, todos los pronósticos daban lluvia, así que barajamos todas las posibilidades para completar el circuito, dejando la elección para el día siguiente una vez levantados y ver el tiempo que hacía.

bl

bn

bo.jpg

Día 3

CASTELL DE GUADALEST – XÀTIVA  // 92 KM. // 1,900+

Amanece bastante nublado, así que decidimos bajar a desayunar y pensar en lo que hacemos. Tal y como nos dijeron, solo un bar estaba abierto, un zumo, el café y el croissant nos deja tiempo para ver como algunos rayos de sol atraviesan las nubes, eso nos hace decidir que seguiremos el plan previsto.

Cargamos las alforjas y nos dirigirnos por una fuerte bajada hasta los pies del embalse, continuando por un camino de asfalto que posteriormente irá cambiando de aspecto.

bq.jpg

bx

bu

Poco nos dura el agradable pedaleo mientras contemplamos por un lado como el embalse se va haciendo pequeño y aparece en lo alto del horizonte la Sierra de Aitana con sus  inconfundibles antenas. En unos kilómetros, tres o cuatro, el asfaltó pasará a ser una pista de tierra que aun no estando en muy mal estado no es para nada practicable con los neumáticos que llevamos montados y que unido a unos desniveles que en nada se parecían a ese 10% que nos dijeron, si no mas bien de entre un 15 y hasta un 25% en algunas rampas, nos hace llevar nuestras cabalgaduras, “del ramal”, menos mal que solo fueron unos dos kilómetros escasos. Poco a poco apareció el hormigón, pero solo en los tramos mas empinados y en esas curvas de 180º. Una vez en el collado de “El Castellet”, comienza la bajada, también sin asfaltar, despacio y con mucha precaución al fin alcanzamos la carretera que pasa por Castell de Castells y que nos conduciría poco a poco hacia Xàtiva, nuestro destino final.

gallinera-6

 

Entre tanto y cuanto, empezó a salir el sol y a hacer calor, aunque tampoco duraría mucho, de nuevo al rato volvieron a aparecer las nubes y así fueron cambiando durante toda la mañana.

Llegados a Planes, nos pasamos el desvío que debíamos tomar para llegar a Beniarrés y nos chupamos quince kilómetros extras al tener que rodear por Gayanes para subir el puerto que  lleva de Beniarrés hasta Castellò de Rugat, otro puerto a la colección, a partir de aqui, excepto algún que otro repecho, todo el camino será ya favorable hasta Xátiva, así que todo el positivo acumulado lo hemos hecho en unos 60 Km., tela.

De nuevo las nubes y un frente muy muy negro nos hace compañia.

Ya una vez en la carretera que lleva a Albaida, no nos queda mas remedió que coger ésta, con mucho tráfico durante unos dos kilómetros. hasta el desvío que lleva a La Pobla del Duc, a partir de aquí poco reportaje fotográfico, el negro del cielo ya es profundo, tenemos que encender los pilotos luminosos que llevamos en la bici y sin pausa ya pensamos solo en llegar a la estación sin mojarnos.

Una vez en Xàtiva, en diez minutos estamos en la estación, momento en el que nuestras compañeras de viaje, las nubes, se dispusieron a soltar toda el agua que llevaban dentro. No quisieron mojarnos porque fue cuestión de segundos.

En menos de diez minutos llegó el tren que nos condujo a Valencia y al final de nuestra aventura.

by

 

 

 

 

 

 

 

 

3 comentarios en “DESCRUBIENDO “LA MARINA ALTA”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s